1 oct. 2010

Alguien que me mire.

Lo curioso es que los ojos que más nos obsesionan son los que no nos pueden mirar. Pero la mejor mirada no es la que se nos niega, sino esa mirada que no vemos, la que ignoramos distraídamente. Esa mirada inesperada, fuera de todo calculo, esa mirada que nos ve cuando no nos sentimos mirados y por lo tanto nos mostramos mejor. Una mirada capaz de atravesar la máscara y ver lo que hay detrás. Es imposible que nos mire a una mirada vacía, vaciada. Pero lo queramos o no, somos esclavos de esa mirada porque todos somos luces apagadas que solo se encienden cuando alguien nos mira.

4 comentarios:

Rocío Belén. dijo...

Hace mucho no pasaba por acá, colgué y me puse a ver todas las entradas que me perdí jaja. Un besito reina, que sigas bien :)

SOL dijo...

Si esto fuera el facebook pondría "Me gusta"

Ale dijo...

Me encanta lo que escribiste, es tan real. A veces somos en función de lo que el otro ve, lo especial que tenemos dentro se queda un poco en la nada cuando nadie lo nota, cuando no tenemos a quién dárselo.

Gab dijo...

Qué lindoo. Una se siente bien consigo misma cuando pasa eso, aunque sea por un ratito.
Pasaba aleatoriamente :) sigo leyendo
Beso!